Manuel Martinez;”Abuelos es más entrañable que viejo”

Piedras Blancas es una residencia ubicada en Carbajal de la Legua, de reciente construcción y a tres minutos del Centro de León, su director nos acerca un poco más al centro.

 

Con una trayectoria de 15 años dedicados al cuidado de los mayores, Manuel  Martínez nos relata en primera persona el caracter vocacional que todo profesional tiene que poseer a la hora de trabajar en el cuidado de las personas mayores, destacando como características más importantes “respeto y vocación, en este orden”.

1.       ¿Viejo, Tercera Edad, anciano?

A mí me gusta más hablar de mayores o como mucho de abuelos que es más entrañable

2.       ¿Por qué para algunas personas resulta triste hablar de esta etapa de la vida, cuando solo llegar a ella debiera ser un motivo de alegría?

Supongo que  algunos pensarán que dejan aquí a sus seres más queridos porque están muy unidos a la familia, otros, sin embargo, tienen otra filosofía de la vida  y lo ven natural. Creo de todos modos que es algo que habrá q vivirlo para saberlo; también creo que la forma de pensar en estos temas depende mucho de la edad, de las creencias y del estado de salud, tanto física como mentalmente.

3.       ¿Cuándo se entra ahora en la vejez?

Decir cuando uno es mayor es complicado pues cada persona es un mundo, lo que si está claro es que cada vez las personas se conservan más y mejor, tal vez por la alimentación, el modo de vida y por supuesto la ciencia que avanza a pasos agigantados. Todo esto hace que la expectativa de vida cada vez sea mayor, con una mayor calidad de la misma, por lo tanto diría que no existe una edad concreta.

4.       Hay que tener un corazón fuerte o es más bien vocacional para trabajar con personas mayores y/o dependientes

Primero vocación y luego tener un corazón fuerte pues se crean lazos sentimentales muy fuertes, hay que tener en cuenta que con algunos pasamos muchas horas, conviviendo casi las veinticuatro horas del día y el roce  hace el cariño;  al final les ves como a tu propio padre o madre, aunque  tratas de no involucrarte mucho casi nunca lo consigues.

5.       Háblanos del Centro y de los aspectos que destacaría.  ¿Cuáles fueron los inicios Y cuáles las señas de identidad de su Centro y/o servicio?

Comenzamos nuestra andadura en el sector en el año 2000, mi mujer y yo, con una residencia pequeñita, familiar, muy acogedora, “SAN ANTONIO”, de  quince plazas y un trato muy directo. En el 2009 abrimos otra “VIRGEN DEL OLMO” del mismo estilo y con las mismas prestaciones, con veinticuatro plazas, a unos treinta kilómetros de la primera. Hace aproximadamente un año inauguramos la residencia “PIEDRAS BLANCAS” en el mismo pueblo que la primera, en Carbajal de la legua, a cinco kilómetros de León de la cual estamos especialmente orgullosos en cuanto a su aspecto arquitectónico y ubicación. Esta cuenta con cuarenta y nueve plazas todas ellas ubicadas en planta baja, con un hermoso jardín y sin ningún tipo de barrera arquitectónica para hacer más fácil la deambulación de los mayores. Contamos con un gran equipo humano que consta de quince auxiliares experimentados y un equipo técnico formado por un doctor, un ats, un fisioterapeuta y un terapeuta ocupacional, cocineras, mantenimiento, peluquería podología, y dirección. “PIEDRAS BLANCAS” es el fruto de una trayectoria llena de ilusión ,vocación y buen hacer por las personas mayores.

6.       La figura de los cuidadores de las personas mayores es cada vez más importante. ¿Cuáles debieran ser sus características?

Como he dicho anteriormente respeto y vocación, en este orden.

7.       ¿Cuándo un cuidador debiera plantearse la necesidad de pedir ayuda?

En cuanto tenga la mínima duda de que la integridad fisca del  abuelo corre peligro, por eso en nuestras residencias siempre van acompañados de dos en dos y si fuera necesario más de dos, las ayudas técnicas también son muy importantes en estos casos.

8.       Y, ¿cuándo hay que plantearse acudir a una residencia?

Nosotros siempre decimos que no hay que esperar a no valerse, es verdad que como en casa no se está en ningún sitio pero eso es muy relativo, depende de cada caso, lo que si es cierto es  que quien mas disfruta de las residencias, quien mas provecho sacan de ellas son los que están bien, pues tienen toda la libertad para entrar y salir cuando quieran sin tener que preocuparse de los quehaceres y obligaciones  diarias que se presentan en una casa.

9.       ¿Qué patologías son más susceptibles de mejora en una Residencia?

Podríamos mencionar varias, entre ellas la demencia, la malnutrición que en algunos casos presentan por falta de una dieta adecuada y equilibrada sobre todo los más mayores.  Problemas como el alzhéimer que con un buen tratamiento, ejercicios realizados con la terapeuta a nivel cognitivo y cogiéndolo a tiempo se puede ralentizar el proceso. Cualquier patología con un buen seguimiento y un tratamiento adecuado, hecho que en sus domicilios no es posible, es susceptible de mejora

10.   Algo que preocupa sobre manera es alto consumo de fármacos en estos años. ¿Hasta qué punto debemos preocuparnos?

En ocasiones nos encontramos con personas, a la hora del ingreso en la residencia, con unas pautas  que no se ajustan a las necesidades del momento que están viviendo, medicamentos que llevan mucho tiempo tomando y que posiblemente ya no les esté haciendo efecto, por lo tanto hay que hacer un reconocimiento de su estado de salud por parte del medico de la residencia e intentar ajustar toda esa medicación lo mejor posible para que se tome solamente lo indispensable. A veces el exceso de medicación perjudica más que beneficia.

11.   ¿Se sigue notando ciertas reticencias, recelos a la hora de ingresar a un familiar? ¿ha cambiado la mentalidad en las últimas generaciones con el concepto de asilo y el sentimiento a veces de culpabilidad por “abandonar” a el familiar

Todavía existe cierto recelo a la hora de ingresar a un familiar en un centro residencial, tanto por parte del familiar como por parte del futuro residente, aunque también es verdad que hay una gran mayoría por parte de las familia que ya están concienciadas en estos temas. Con respecto a los mayores, aún siguen pensando  que donde van a ir es un lugar lúgubre, un asilo de los de su época, pero cuando entran en el centro y ven como están construidas hoy día las residencias se sorprenden y les gusta. En cuanto al sentimiento de culpabilidad por parte de las familias es algo inevitable, de todos modos ese sentimiento se les va quitando a medida que pasan los días y ven que su familiar está bien, está contento y feliz.

12.   Desde el punto de vista de la persona mayor, ¿el concepto de “asilo” ha cambiado?, ¿en qué medida?

Como decía anteriormente el concepto de asilo en las personas mayores aun sigue en sus mentes, pero este concepto o esta idea se despeja nada mas entrar en el centro, donde existe un protocolo de acogida un recibimiento cordial y amable por parte de las auxiliares y todo el personal de la residencia.

13.   Está claro que la adaptación al centro es laboriosa, ¿tenéis alguna estrategia o un programa especial de acogida? ¿Qué papel juega la familia en este proceso?

La adaptación es laboriosa y delicada pues cada persona es un mundo, depende mucho del carácter de cada uno, de su estado de salud, de su estado de ánimo, de si viene por su propia decisión o viene  obligado por las circunstancias, etc. Hay que tener cierta psicología para que todo sea lo menos traumático posible, intentar que la relación con los demás residentes y el personal  sea cordial. Por nuestra parte intentamos tenerles siempre entretenidos con juegos de mesa, actuaciones teatrales, grupos musicales los fines de semana, grupos de baile y fiestas temáticas.

14.   ¿Qué suele preguntar el familiar cuando llama y/o viene a visitar el Centro para el ingresar a su familiar?

Lo primero en lo que se interesa es en el personal de trabajo, cuántas auxiliares, cuánto tiempo viene el médico, el Ats, si hay terapeuta ocupacional , si hay fisioterapeuta, si la comida se hace en el centro y luego se les enseña las instalaciones donde al jardín le dan gran importancia;  también valoran mucho que el centro no tenga ningún tipo de barrera arquitectónica con el fin de que la deambulación sea lo mas segura posible y seguidamente las condiciones del régimen interno y los precios.

15.   A la hora de buscar un centro, ¿qué consejos le darías a las familias que están buscando? ¿qué aspectos deben tener en cuenta a la hora de elegir?

Muy importante es la ratio de personal de atención directa y los servicios técnicos de salud, que no sea un centro masificado, su estructura, la higiene, el trato amable, las horas de visita, habría muchos aspectos en este sentido pues el fin es muy importante  y delicado.

16.   Explica brevemente, ¿qué les dirías a las familias para que traigan a su familiar a este Centro?

Que piensen que están dejando a su ser querido en manos de profesionales, que pueden participar del centro junto con sus familiares siempre que quieran, mediante visitas en el centro o sacándoles a pasear e incluso llevándoles a casa a comer en días puntuales. El centro va a poner todo su empeño en hacerles la vida más fácil y llevadera, que nuestro bienestar es su bienestar y que esto es una familia.

17.   ¿Qué recomendaciones daría usted a un joven y a un adulto para un envejecimiento sano?

Bueno hábitos de salud tanto físicos como mentales .Cuando uno es joven la salud queda un poco en segundo plano y aquí nos damos cuenta de quien miró por su salud y quien no lo hizo, la calidad de vida no solo hay que buscarla para el presente sino también de cara al futuro; el ejercicio, la alimentación, el descanso son buenos aliados para llegar a un envejecimiento con cierta calidad de vida.

Tambien opinan los residentes sobre el centro

¿Desde cuándo está Ud. viviendo en el centro?

“Llevo prácticamente desde que se inauguró”

¿Cómo pensaba que sería su vida en el centro antes de venir?

“Venía con ciertas dudas pero enseguida vi que aquí la gente era muy amable y me recibieron con mucho cariño”

¿Cómo ha sido y está siendo su experiencia, mejor de lo que esperaba, peor…?

Mejor imposible, me atienden me lo dan todo hecho como en un hotel.”. Solo me dedico a pasear con mi amigo Fernando que es un gran compañero, él es de Gusendos de los Oteros y yo de Toral, hablamos con las gentes del pueblo y tomamos café en los bares  que hay por aquí,  también tenemos un huerto en el centro donde plantamos de todo y pasamos gran parte del día, por las noches jugamos  a las cartas o al dominó con otros compañeros del centro.”

“La experiencia, me ha sorprendido para bien, ojalá hubiese más lugares como este y poder disfrutar de ellos”

 

Recomendaría el centro a amigos o familiares, por qué ?

“Por supuesto, sin dudarlo porque es muy familiar y nos atienden muy bien.”

 

 

 

Mara Belén Arén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies