Programa “Evitando el Matrato del Mayor”

Programa “Evitando el Matrato del Mayor”

No saben su nombre pero en la farmacia cercana a su casa intuyen que padece Alzhéimer y que, sin embargo, vive sola. En cuanto la ven desorientada, llaman al hijo que, cuando llega, le pega cuatro gritos y le echa la culpa. El otro día una vecina, harta de la misma escena repetida, llamó a la policía local que, con paciencia, le fue preguntando un cuestionario inviable para una persona con demencia. No hubo manera de saber cómo se había hecho el moratón que llevaba en la cara. Para cuando el hijo llegó, la policía ya había resuelto llevarla al hospital y activar el protocolo de abandono. Hay abandonos en familia y hay maltratos sin golpes. Los adultos mayores saben mucho de eso. En Andalucía y la Comunidad Valenciana, especialmente, según los datos del Consejo General del Poder Judicial.

El problema es que se trata de una violencia doméstica que no provoca el escándalo que nos produce el machismo asesino y su terrible cifra de víctimas por el hecho de ser mujeres. Sin embargo, hay elementos comunes en su génesis que deberíamos estar analizando, atajando y persiguiendo: el desprecio, el terror y la violencia. El desprecio del otro en razón de una condición por la que se le ve inferior es la base del maltrato. En este caso no es el género sino la edad. Igual que un machista ve inferior a la mujer, la «gerontofobia» desprecia al anciano porque su edad le impide estar en las mismas condiciones físicas o psíquicas de quien le habla. A veces, el origen de esa fobia es la rabia de ver a un familiar perdiendo facultades, la incomodidad de saberlo dependiente de uno o el miedo que anticipa el futuro. El hijo que abronca a la madre demente por haber salido de casa no es capaz de ver que no es fruto del capricho o de las ganas de fastidiarle un domingo sino un problema que ella vive con angustia.

El segundo elemento común al odio machista es el terror. Hay hijos que someten psicológicamente a un anciano desamparado, desorientado y sin fuerzas. Es maltrato psicológico que, en lugar de comprender, tener paciencia y explicar una y mil veces lo que no entiende el mayor, le grita, le insulta, le muestra sus fallos y le amenaza si sigue cometiéndolos. Es un comportamiento tan denunciable como el del hombre que insulta y agrede verbalmente a su mujer.

El tercer factor es la violencia, el abuso de superioridad, la agresión como forma de resolver el problema o desahogar la frustración de tener que convivir con un dependiente. Esa violencia que nos debería activar, movilizar e indignar tanto como lo hace la ejercida contra la mujer.

Activos y Felices con su programa “Evitando el Maltrato al Mayor” sale de defensa del mayor agredido, estamos buscando un dia mundial para recordar esa ni una fecha para recordar esa lacra ni exigimos a las autoridades de más recursos para erradicarla. No queremos que la palabra del próximo año sea “gerontofobia”

También puede interesarte:

Nace el Club de Lectura Activos y Felices

“SI CAMINAS SOLO, IRÁS MÁS RÁPIDO; SI CAMINAS ACOMPAÑADO LLEGARÁS MÁS LEJOS" “Descripción: Nuestro club de lectura Motivacional tiene como ...
Leer Más

¿Y las terrazas de los bares? Las calles parecen una gincana.

Según la Orden VIV/561/2010, en la ciudad, en sus aceras, paseos y plazas, se debería respetar un espacio libre de ...
Leer Más

Blog: León sin barreras, una ciudad para todos – Doce años con las ITEs

Esta última década hemos visto muchos andamios por las calles, se están llevando a cabo en nuestra ciudad obras de ...
Leer Más

Aseos en los bares: cómo son y cómo deberían ser

En la entrada anterior ya os comenté que el tema de los aseos accesibles requería un tema propio. En la ...
Leer Más

Blog: León sin barreras, una ciudad para todos – Obras de accesibilidad en mi edificio: Quién y cómo solicitarlo.

Dotar de accesibilidad universal a los edificios de comunidades de propietarios constituye para las personas con discapacidad y las personas ...
Leer Más

Edificios comerciales.

Me han pedido que escriba sobre los locales comerciales de la ciudad, sobre esa moda actual de poner en los ...
Leer Más
Cerrar menú